17 de septiembre de 2008

Historia de una flauta

UNA CAÑA EN EL CAÑABERAL…
Yo era sólo una caña.
Había crecido como las demás,
en el ambiente húmedo y apacible de la orilla del río.
Pero mi vida no tenía mucho sentido.

No era ni árbol frutal
que alimentara a pájaros y niños,
ni rosal que llenara de color y aromas
los altares y las novias.
Sólo una caña hueca

a menudo agitada por el viento,
confundiendo la vida con el movimiento,
aunque a veces…
sonaba en mí como una música la brisa.
Alguna vez…
sentí envidia y me puse a soñar,
cuando se acercaba al río el pescador
yo quería ser su caña de pescar.
Pero yo sólo era una caña vacía,
sin fruto y sin futuro,
en el cañaveral…

ME PUSE EN SUS MANOS…
Un día de verano
se acercó el joven pastor hasta la orilla
entre silbos y cantares.
Y me tomó en sus manos,
y me puse en sus manos,
y arrancándome del lodo y el aburrimiento,
me llevó a la sombra de la encina,
donde las ovejas sesteaban.
Me acarició limpiándome el barro adherido
Y con su navaja de pan partir fue haciéndome a su medida,
cortando lo sobrante,
puliendo lo tosco y desabrido,
abriéndome agujeros,

vaciando mi vacío,
dejándome yo hacer
al tacto de sus dedos,
sin ya poner reparos,
sin miedos, ni recelos.
Y me probó en su boca
dándome el primer beso verdadero,
y para hacerme a sus labios,
me fue recortando en el extremo,
probando y volviendo a probar
mi ajustamiento.


ABIERTA YA A SU ESPÍRITU…
Yo era sólo una caña vacía
pero el pastor
se enamoró de mí vaciamiento,
y al llevarme a la boca,
abierta ya a su espíritu,
su aliento llenó mi estéril oquedad
de soplo de vida, de fuego,
de música, y armonía,
de vibraciones sonoras y melodías
al ritmo de sus dedos y a sus caricias.

SOY SU FLAUTA…
Yo era sólo una pobre caña,
pero, puesta en las manos del pastor,
soñada en sus sueños,
modelada a su aire y su estilo,
con el beso de sus labios y su aliento
movida al ritmo de sus dedos,
soy toda música,

soy una flauta, su flauta,
la que lleva en el morral todos los días,
junto al pan y el vino de merienda,
la flauta de su música,
que ya conocen las ovejas
y les guía en el camino.
La flauta que llena de melodías los campos
y las tardes de alegría,
el corazón de su zagala amante

de sonrisas, el alma de los niños y los pobres.
Yo era sólo una caña
pero estaba llamada desde siempre
a cambiar mi vacío en música,
y ser su flauta...

6 comentarios:

Yajaire de DIOS dijo...

hola preciosa , eres capaz de vlar alto como la caña del cañaveral, si pones tu esperanza y tu confianza. gemela un beso
seamos alabanza de gloria

Anónimo dijo...

hola amiga! y compañera,que lindo blog...me parece muy lindo lo que haciste...sabelo conta conmigo siempre....besitos que andes bien !!
bye ye!!!

SILVIA dijo...

hola agostina
que bella historia,gracias por visitarme ,me gusta mucho tu blog, las imagenes religiosas los post que haces, me tendras seguidito por aca
besitos y buen fin de semana

Emili@no... dijo...

A orar por nuestros hermanos en la india.

ALMA dijo...

Me ha encantado tu post

Un beso y FELIZ PRIMAVERA

Agostina dijo...

Silvia y Emiliano:
Gracias por su visita!
Bienvenidos :D