30 de noviembre de 2008

Vida contemplativa

¿Cuáles son los motivos que llevan a las almas a la vida claustral?

Hay almas generosas, a las que no les basta con el estricto cumplimiento del deber, almas ávidas de sacrificio y de abnegación.

Hay almas puras. ¿Qué ha hecho, pobre madre, esa hija tuya por la que lloras tantas lágrimas? El primer disgusto que te ha dado fue decirte que quiere abandonarte por Dios. Sí, hay almas que quieren expiar los pecados del mundo y que se ofrecen como víctimas por la salvación de las almas, a ejemplo de Jesús, que las llama...

Hay almas a las que Dios ha herido con su amor y que dicen: "Mi Jesús ha sufrido tanto por mí, que yo quiero devolverle amor por amor, que quiero sacrificarselo todo para consolarle. De ahora en adelante solo viviré en Él y para Él, a solas con mi Amado. Diré adios a todas las cosas de la tierra, para enterrarme con mi Esposo divino y compartir sus dolores en la vida mas austera"

Jesús, tu que me has elegido, consérvame pura y desprendida de todas las cosas de la tierra. Y luego, arréglalo todo, tómame pronto, consuela y da fuerzas a mi madre querida, dale fortaleza y valor, sostenla para este gran sacrificio. (Sor Isabel de la Trinidad - Diario Espiritual)

1 comentarios:

Silvia dijo...

hola!muy espiritual tu post...
suerte en los examenes...
bendiciones...
cariños.
silvia cloud