30 de enero de 2009

Me dice que me ama...



Me dice que me ama
Cuando escucho llover
Me dice que me ama
Con un atardecer
Lo dice sin palabras
Con las olas del mar
Lo dice en la mañana
Con mi respirar

Me dice que me ama y que conmigo quiere estar
Me dice que me busca cuando salgo yo a pasear
Que ha hecho lo que existe para llamar mi atención

Que quiere conquistarme y alegrar mi corazón

Me dice que me ama
Cuando veo la cruz
Sus manos extendidas
Así tan grande es su amor
Lo dicen las heridas
De Sus manos y pies
Me dice que me ama
Una y otra vez...

Que estén nuestros oidos atentos a su Palabra y a su mensaje detrás de persona y cosa...

16 de enero de 2009

Pensamientos Sta Teresa de Jesús...

"Tener gran confianza, porque conviene mucho no apocar los deseos, sino creer de Dios que, si nos esforzamos, poco a poco, aunque no sea luego, podremos llegar a lo que muchos santos con su favor; que si ellos nunca se determinaran a desearlo y poco a poco a ponerlo por obra, no subieran a tan alto estado. Quiere Su Majestad y es amigo de ánimas animosas, como vayan con humildad y ninguna confianza de sí. Y no he visto a ninguna de éstas que quede baja en este camino; ni ninguna alma cobarde, con amparo de humildad, que en muchos años ande lo que estotros en muy pocos. Espántame lo mucho que hace en este camino animarse a grandes cosas; aunque luego no tenga fuerzas el alma, da un vuelo y llega a mucho". (Libro de la Vida, cap. 13, 2-3).
"No os espantéis, de las muchas cosas que es necesario mirar para comenzar este viaje divino, que es camino real para el Cielo. Gánase por él gran tesoro. Los que quieren ir por él, y no parar hasta el fin, que es llegar a beber de esta agua de vida, importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar a ella, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabájese lo que se trabajare, murmure quien murmurare."(C.21,1-2)


“Poned los ojos en el Crucificado y haráseos todo poco. Si su Majestad nos mostró el amor con tan espantables obras y tormentos ¿Cómo queréis contentarle sólo con palabras? ¿Sabéis qué es ser espirituales de veras? Hacerse esclavo de Dios, a quien, señalados con su hierro que es el de la cruz, porque ya ellos le han dado su libertad, los pueda vender por esclavos de todo el mundo, como Él lo fue…”. Moradas 7, 7.

Santa Teresa de Jesús

13 de enero de 2009

Esperar en Tí

Esperar en tí
dificil se que es
mi mente dice no,
no es posible









pero mi corazón
confiado esta en tí
Tú siempre has sido fiel
me has sostenido…








Y esperaré… pacientemente
Aunque la duda me atormente









yo no confio con la mente
lo hago con el corazón







Y esperaré… en la tormenta
aunque tardare tu respuesta
yo confiaré en tu providencia
Tú siempre tienes el control


6 de enero de 2009

"QUEDATE EN SILENCIO"

Hay demasiados “ruidos” en ti Muchas preocupaciones…
“Escucha” en lo profundo de tu ser…
Hay demasiadas “preocupaciones” en tu mente. y demasiado “peso” en tu corazón.
“Escucha” en lo profundo de tu ser quédate a solas
“Escucha” en lo profundo de tu ser...
Entra en tu “aposento”
“Escucha” en lo profundo de tu ser…
“El Señor está aquí y te llama”
Te ama y te espera.
“Escúchale” en lo más profundo de tu ser…
“Quédate en silencio delante del Señor"
Olvida tus palabras, olvida tus recuerdos, tus peticiones, tus proyectos; mírale, escúchale sin que tus voces interiores te distraigan.
Quédate en paz delante Él, abandona en Él toda turbación, todo temor, toda preocupación, olvídalo todo.
Quedate sin ataduras, libre de tus deseos, sin estorbos, sin “huéspedes” extraños, vacia de todo cuanto no sea El
Quedate sola sin nadie mas en tu corazonm que ninguna criatura se interponga entre vuestras miradas...
Solo con Él.
Sin más pensamiento que Dios, sin buscar consuelos humanos,
Para que El crezca en tu vida y en tu corazón.
Quedate entera, sin mas recuerdos que Dios, "sepultada" con El y en El.
desapareciendo tu, para hacerte don de su corazon...
Sin tristezas, sin resentimientos, sin orgullo, sin falsas imágenes de ti mismo, de ti misma.
Quedate a la escucha de su Palabra, hazte Palabra y Voluntad suya.
Quedate sin poderes, sin privilegios, sin honores y deja a Dios ser Dios...
Quedate en adoracion tan profunda, que nada altere esa atencion, que nada quebrante ese abandono..

Quedate en silencio delante del Señor...
Desaparece tu... y que solo El sea en ti...

"Quedate en silencio delante del Señor"...

"Quedate en silencio"

"Quedate"...

"Quedate en silencio delante del Señor" (Sal. 37,7)

4 de enero de 2009

COMO EL NIÑO QUE NO SABE DORMIRSE

Como el niño que no sabe dormirse
sin cogerse a la mano de su madre,
así mi corazón viene a ponerse
sobre tus manos al caer la tarde.

Como el niño
que sabe que alguien vela
su sueño de inocencia y esperanza,
así descansará mi alma segura,
sabiendo que eres tú
quien nos aguarda.



Tú endulzarás mi última amargura,
tú aliviarás el último cansancio,
tu cuidarás los sueños de la noche,
tu borrarás las huellas de mi llanto.

Tú nos darás mañana nuevamente
la antorcha de la luz y la alegría,
y, por las horas que te traigo muertas,
tú me darás una mañana viva


3 de enero de 2009

Poesías Sta. Teresita

AL NIÑO JESÚS

Tú, Jesús, me conoces,
tú mi nombre conoces, y me llamas
con la dulce mirada de tus ojos…
Ellos me comunican tu palabra:
«Simple abandono, conducir yo quiero,
mi amada, tu barquilla».

Y con tu voz de niño, ¡oh maravilla!,
sólo con tu voz débil,
calmas el mar rugiente,
pones paz en el viento.

Si mientras brama la tormenta, ¡oh Niño!,
tú te quieres dormir,
posa tu linda cabecita blonda
sobre mi corazón.

¡Qué encantador sonríes cuando duermes!
Con mi canto más dulce
yo meceré tu cuna tiernamente,
¡Oh hermoso Niño mío!

EL CÁNTICO ETERNO CANTADO EN EL DESTIERRO

¡Oh belleza suprema y dulce Amado mío!,
tú te entregas a mí, y yo pago tu entrega
amándote, Jesús.
Haz que toda mi vida sea un acto de amor.
Olvidándote tú de mi inmensa miseria,
vienes a hacer morada aquí en mi corazón.
¡Ah qué misterio grande, mi débil amor basta
para tenerte mío y encadenarte a mí!

Amor que me inflamas, penetra mi alma.
Ven, yo te reclamo, ven, consúmeme.
Tu llama me urge, y quiero sin tregua
¡oh divino horno!, abismarme en ti.
El sufrir me es gozo
cuando en raudo vuelo a ti para siempre
se alza el amor.

¡Oh patria celeste, dulzura infinita,
tú día tras día encantas mi alma!
¡Oh celeste patria, oh gozo infinito,
no eres más que Amor!